Cap 8. La degeneración de las Redes Sociales

¡Qué pasa familia!

Hoy vengo a enseñarte cómo montar un mueble de salónnnnnnnnnNo… mentira.  Lo mío no es el bricolaje. Hoy voy a hablar de redes sociales.

¿Entonces este tema sí es lo mío? Tampoco, no te voy a mentir.

Sería incapaz de trabajar de Gestor de Comunidad (Community Manager para los friends) en representación de ciertas marcas. No por anticapitalismo. Por pereza. Absoluta. Letal.

El interés que tengo en participar a nivel personal en las redes sociales disminuye al mismo ritmo que aumenta mi edad. ¿Causa-efecto? No lo sé, pero es un dato que amablemente te comparto.

En cualquier caso, traigo un tema interesante (eso creo), que voy a empezar a abordar ya mismo. Que todavía no he empezado y ya te estás durmiendo.

QUÉ SON LAS REDES SOCIALES

Las redes sociales existen desde que existe internet. La primera red que usé haya por el año 1998, antes de siquiera estar popularizado el concepto RRSS, se llama IRC. Algo de esto comenté cuando me presenté.

Te conectas mediante un programa de escritorio, eliges un nombre y una contraseña y tienes temáticas de canales para elegir y códigos que teclear para interaccionar con la red.

Pantallazo del canal #WordPress en la red Freenode
Pantallazo del canal #WordPress en la red Freenode

También con bots. El Telegram old school.

Tal y como ocurre hoy en día, en aquella época había de todo. Canales guarretes, canales para conocer amigos, canales frikis, de hacking, geográficos, por edad, de programas de radio… 

Al solo tener un nombre de usuario, el anonimato es la base. No queda más remedio que confiar en que efectivamente al otro lado está quien dice ser que es.

A mí me fascinaba. Poder hablar con cualquiera que está a millones de kilómetros de ti, gratis, al momento. Ahora estamos acostumbrados, pero al principio a mí me dejaba loco.

EL EXPERIMENTO DEL MUNDO PEQUEÑO

Un psicólogo llamado Stanley Milgram, hizo a finales de la década de los 60 el siguiente experimento (entre otros):

  1. Entregó una serie de paquetes a personas aleatorias de los EEUU indicando que tenía que llegar a la dirección de un desconocido, también aleatorio, de otro estado lejano.
  2. La primera persona en recibir el paquete tenía que enviárselo a, entre todos sus conocidos, la persona que más probabilidades tuviera de conocer al destinatario. Y así, sucesivamente.

Muchos paquetes no llegaron nunca por distintos motivos, pero los que lo hicieron, fue con un enlace de 6 personas de media. El experimento tuvo sus fallos de sistema, pero asentó la teoría de que todas las personas en la tierra estamos conectadas en un máximo de 6 personas entre nosotras.

Eso es maravilloso. O al menos a mí me lo parece. 

No maravilloso rollo Mr Wonderful. Maravilloso rollo impresionante. Pero no impresionante rollo espectacular, sino impresionante rollo muy curioso. Pero no curioso rollo…

Ya me entiendes, no me hagas seguir 😀

ESPERA QUE VIENE LA CONTRA

Espera espera espera. Si eso es maravilloso, entonces las redes sociales, que nos mantienen tan conectados y organizados, también deben ser geniales.

Pues depende. Si es para insultarnos, para trollear, para amenazar, para aparentar, para vender, para filtrar, para segmentar, para ganar elecciones, para para para pin pon pan… Entonces no.

No te voy a contar las contraindicaciones porque ya las sabes y las vives tú igual que yo. Cada vez hay más gente que hace desintoxicaciones y prueba a desconectarse unos cuantos meses tipo experimento 21 días sin metadona. 

Las redes sociales son para algunos lo que el caballo fue para Camarón Correveidile

Los likes, los retweets, los seguidores, la reputación, el toma-toma dame-dame<.

Personalmente no tengo mucho problema.  Tengo cuenta en algunas, entro poco y participo menos. Pero para atraer visitas, vender productos, conectar con los clientes, y hacer branding, hay que estar. Sí o sí.

Conozco las redes, las herramientas, la analítica, he gestionado campañas de anuncios… pero qué pereza me da el postureo y aguantar a ciertos personajes.

También he vivido, aunque a pequeña escala, ese subidón de adrenalina que te dan los likes<, y mola. Pero solo hasta que te das cuenta de que eso no vale nada. Cero.

TÚ LO QUE ERES ES UN AMARGAO

Qué va, lo prometo… Bueno vale, igual un poco sí.

Pero no es ese el motivo por el que no me siento agusto en ellas. De hecho hay algunas redes sociales como WhatsApp y Telegram en las que sí que pierdo el tiempo, y bastante.

Curiosamente las redes sociales que uso son las que carecen de algoritmos. Y en eso, las aplicaciones de mensajería, me conquistan. Grupos y privados, simple y sencillo. Decido qué leo, con quién hablo, a quién respondo y a quién le mando GIFs y memes. No hay más. Me sobra.

Y a esto quería yo llegar ahora:

LOS ALGORITMOS Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ

Aquí empezó para mí la decadencia de las redes. Que sea un algoritmo el que decida lo que veo cuando entro en ella, me repatea. ¿Qué tiene de malo el muro de “noticias” estrictamente cronológico? Que me lo expliquen.

MySpace, Fotolog, Telegram, IRC… NO tenían/tienen algoritmos. Tú decides lo que compartes y lo que ves de la gente con la que conectas. Punto.

Ya no te hablo del postureo, de los anuncios, de la adicción…. nadanada. Solo el muro y el algoritmo.

Se toman la libertad de decidir por nosotros lo que vemos de la gente que seguimos. Se mercantilizan nuestras relaciones sociales. Si Facebook quiere potenciar el vídeo solo vas a ver vídeos, y no hay más que hablar.

Está feo, ¿no? Pues para fea esta noticia de eldiario.es que viene acompañada del siguiente vídeo:  

¿DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE DE LA REDES SOCIALES?

¿Es normal que unos niños estén haciendo unboxing de una marca de cromos para familias adineradas a cambio de álbumes? Pero lo que más me preocupa:
¿Es normal que este vídeo tenga +800.000 visitas? Hay algunos vídeos de estos mismos niños con 10 millones!!!! 

Casualmente hace poco también se hizo viral un hilo de twitter en el que se hablaba del caso de un niño de 12 años que era influencer y negociaba con marcas a escondidas de sus padres: 

Si esto es lo que nos espera de aquí en adelante, yo me bajo del carro.

HAY LUGAR PARA LA ESPERANZA

Entre las redes sociales que usaba hace años, como he comentado, estaba Fotolog. Hace tiempo que la plataforma cerró ante la imposibilidad de competir contra FB, Instagram, etc.

Bueno, pues resulta que no estaba muerto, que estaba de parranda y que  algunas adorables personas han decidido retomarlo en forma de app. Aquí puedes leer el manifiesto al respecto, que por cierto comparto al 100%.

Mi cuenta todavía sigue activa con todo el historial de fotos. Si os diera el nombre de mi cuenta tendría que mataros. Es un pequeño tesoro personal que me gusta tenerlo ahí como quien guarda las vergonzosas cartas que se escribía con amigas en la juventud (que también las guardo).

También existen redes antisociales como mi:nu:ti:ae.

Probablemente ni voy a volver a usar el Fotolog ni me convence el concepto de red antisocial, pero me alegra ver que estos movimientos de involución se van haciendo más grandes y que cada vez hay más iniciativas.

SUFICIENTE, ¿NO?

Tener este blog me ha animado a darle otra oportunidad a las redes, en este caso a Twitter, en el que no tengo cuenta personal, solo @vendiendohumos.

Digamos que soy un novicio en la red, pero reconozco que me echo unos buenos ratos en ella.

El otro día se me ocurrió hacer un concurso chorra tipo la ruleta de la fortuna y sin ton ni son tuvo bastante participación, la gente agradeció la creatividad y, además del jiji-jaja, conseguí más seguidores:

Esto refuerza mi mensaje antivendehumos y marketing de funnel y avasallamiento:

LA CREATIVIDAD ES LA MEJOR HERRAMIENTA DE MARKETING

Se os quiere.

P.D.: No olvides compartir este post en las redes sociales para que tenga muchos likes y que me suba la bilirrubina 😛

P.D.2: En el siguiente capítulo tendremos un guest post, o artículo invitado, o llámalo como quieras, sobre nómadas digitales. Un ídem nos contará su experiencia al respecto. Yo que tú estaría atenta!

¿Te ha gustado? ¡Correveidile!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

Si te da pereza comentar, dime qué te ha parecido el artículo con un click:
  • Lo mejor que he leido esta semana 
  • Quiero más de esto 
  • Pséh... 
  • Me aburro 
  • Una pérdida de tiempo 
Si puntúas el capítulo me ayudas a priorizar los temas sobre los que escribir!
[Total: 3 Media: 3.7]

Deja un comentario