Cap 7. Cómo escribir contenido web guay

Hoy voy a por todas. Me he crecido.

Me voy a currar la mega guía definitiva. Voy a ir a por la pole de los resultados de nuestro buscador supremo de internet (“Papi” en adelante). Para gente que busca en Papi cómo redactar contenido profesional para web, o para SEO, o para tus clientes, o para tus amigas,… si tienes suerte y te leen.

Nah. Es mentira. No va a ser una guía. Pero va a ser carnaza. De la buena. De animal feliz.

Cuando he pensado escribir este capítulo, me he dicho:

“Venga, Álvaro, cúrratelo un poco y documéntate bien antes de escribir sandeces”.

Y tengo razón (suena un poco egocéntrico, sí). Qué menos que hacerlo cuando el titular da a entender que te voy a enseñar las 7 mejores pautas, o los 10 mejores secretos, o los 20 trucos de los profesionales o (supera esta)…

 LAS ∞ CLAVES QUE NECESITAS PARA TRIUNFAR CON TUS CONTENIDOS

*(Vaya símbolo de “infinito” más raro que sale, oye)

Así que nada, he preguntado a Papi y me he tirado un buen rato viendo qué me cuentan los gurús sobre cómo escribir. Y como soy buena persona, te lo voy a contar todito todo.

Siéntate, enciéndete un cigarro o coge palomitas, y no te menees.

Antes de entrar en harina

No tengas prisa, rufián. Que ya voy. Antes déjame contarte que no tengo ningún tipo de formación en cuanto a escritura, ni persuasiva ni disuasiva.

Simplemente me gusta escribir. Con el paso de los años cada vez lo he ido haciendo menos hasta que lo he retomado con este blog.

Esta introducción es solo para dejar claro que lo mío es afición y que nada de lo aquí reflejado nace de ninguna Federación por la Santa Escritura Profesional. Que ya nos conocemos y a algunos os veo venir.

Take it easy. Respira Pachamama.

Tipos de escritura para distintos contenidos

Hay miles de posibles contenidos, y obviamente cada cuál varía fundamentalmente según:

  1. A quién nos dirigimos, nuestro target y sus características psicosocioculturales.
  2. Qué queremos contar, cuál es nuestro mensaje.
  3. Qué canal vamos a utilizar y qué imposiciones de uso tiene.
  4. Por qué motivo lo hacemos, qué reacción queremos provocar.

Lo vemos mejor con este ejemplo que he hecho un poco a la ligera, pero que se entiende:

“¿Qué tendría que tener en cuenta para escribir un tutorial de iniciación de configuración de WordPress en mi web?”

1. A QUIÉN

Nos dirigimos a gente que está empezando a crear páginas web. Posiblemente su lenguaje técnico al respecto todavía no sea muy amplio, por lo que quizás deberíamos usar palabras y términos sencillos de comprender y explicar todo paso por paso, sin dar por hecho habilidades o conocimientos.

2. QUÉ

Queremos contar un procedimiento y que el usuario lo entienda y lo aplique. En ese caso quizás será conveniente acompañar el texto con pantallazos, vídeos, etc.

3. CÓMO

Lo vamos a hacer en nuestro propio blog, por lo que en principio no tenemos mayor imposición que nuestra propia creatividad y conocimientos informáticos necesarios para publicarlo tal como queramos que se muestre.

4. POR QUÉ

Aquí viene lo bueno. ¿Lo hacemos solo por enseñar? ¿Nuestro objetivo es únicamente que el usuario aprenda? ¿Somos así de altruistas? ¿O es que se suscriba? ¿O venderles un curso ampliado? ¿O ganar visitas? ¿O que nos contraten para configurárselo nosotros? ¿O subir posiciones para Papi? ¿O hacer crecer nuestra marca personal?

Estas 4 características son todas ellas igual de importantes. Solo he dado unas pinceladas de cada una, pero podrían ampliarse muchísimo más.

Un contenido nunca estará perfecto si no hila perfectamente como mínimo estas 4 características en su redacción. Te animo a añadir más en los comentarios si las crees igual de importantes.

El “por qué” lo puede a todo

Y es que esto trata de contenido web. Contenido que alguien busca y Papi se lo clasifica. Y has invertido muchas horas para caer bien a Papi y que te lo clasifique bien arriba como para no ganar nada a cambio. Los altruistas ya si eso que se posicionen con Mami si quieren.

Aquí hemos venido a por la mandanga baby. Dame money. Dame sabrosura.

Me explico:

No podemos saber de todo. Bastante tenemos con saber sobre el tema que escribimos como para además ser expertos en la propia escritura. Así que vamos a lo fácil. A lo que he ido yo. A buscar otra vez en Papi qué dicen los gurús. ¿Y los gurús en qué se enfocan?

¡CHORPRECHA!

En el por qué. En vender/llegar a más personas/posicionar mejor. Y todo muy centrado en el neuromarketing. Palabra que no me gusta nada pero que me la tengo que comer.

Según el neuromarketing, el visitante quiere párrafos cortos, leer en F, estructuración piramidal, infografías, iconos, espacios en blanco… Podría explicarte más sobre el marketoneuroning pero me voy por las ramas y prefiero dejarlo para otra ocasión.

Y tú, ¿qué contenido le das a tu visitante? ¿el que quiere, o el que necesita? Correveidile

“Pero entonces, ¿vendo o no vendo?”

Claro que hay que vender. Por supuesto. Pero hazlo después. Primero céntrate en a quién y cómo. Pero, sobre todo, céntrate en QUÉ.

Si tienes un buen contenido, no se va a vender solo, ni mucho menos, pero ya tienes el 75% (me lo invento) del trabajo hecho.

Quieres ganar dinero, y trabajar poco. Como todos, vaya. Te lees un par de artículos de neuromarketing, de estructuración de contenido, de búsqueda de keywords, de embudos automatizados. Y tu cerebro ya está pensando…

“Tate! me busco un nicho, aplico todo esto y en un mes soy el amo de la barraca.”

Ok. Pero falta un detalle: ¿Qué contenido le das al usuario para atraerle?

Ya te lo digo yo. Con el subidón de azúcar que llevas con tanto ebook pastelero quieres aplicar todo y ponerte a vender cuanto antes, así que:

EL QUE SEA.

¿Dónde ha quedado la autenticidad? ¿No habíamos quedado que el contenido es el rey? A ver, no me fastidies ahora, que yo le he dedicado un poema y todo.

Déjame explicártelo con datos fríos:

¿Cuánto cuesta una web sin mucha floritura?
Pongamos entre 500€ y 1.500€

¿Cuánto cuesta una identidad gráfica?
Pongamos entre 500€ y 1.500€

¿Cuánto cuesta una campaña de marketing online?
Esto es más complicado y la horquilla es mucho más grande, pero sin duda más caro que el resto, pongamos… 1.000€-5.000€.

Y ahora, por último: ¿Cuánto cuesta un pack de 20 artículos de 1.000 palabras?
100€-400€ en Publisuites, Pickatext, Linkcontentpro… y cada vez más empresas de este tipo, que salen como champiñones.

No tengo más preguntas, señoría.

El contenido se ha convertido en mercancía al peso. Lo único que nos puede diferenciar del resto. Lo único que irremediablemente llevará nuestra identidad. Lo que menos dinero vale.

A mí que me lo expliquen.

Porque sé hacer webs, y sé escribir. Pero me parece mucho más difícil y costoso escribir 20.000 palabras de calidad que enganchen, que hacer una web.

Estamos llenando internet de paja (no hablo de esas, cochino)

Paja maquillada y con colonia, eso sí:

Webs con efectos epilépticos, popups inteligentes, portadas de ebooks para enmarcar, embudos automatizados, selfies en portada con sonrisa profident, remarketing hipersegmentado…

Todo precioso.

Pero conmigo funciona todo lo contrario. Y creo que cada vez más gente se está uniendo a este terreno, a pesar de los inconvenientes evidentes que tiene. Y yo que me alegro.

¿Sólo te importa vender cuanto más mejor? => Sigue esas fórmulas, ojalá te duren.

Ahora, si lo que quieres es que sea tu futuro, dedicarte a ello toda la vida; si no tienes la necesidad de forrarte, porque lo harías también gratis si tuvieras tiempo; si te apasiona que tus clientes se conviertan en tus amigos; si prefieres ser auténtico que millonario => no sigas ninguna fórmula.

Da lo mejor de ti en tus textos, reescríbelos las veces que hagan falta, quémalos, guárdalos, enmárcalos, vuelve a empezarlos… trabájalos.

Se ve a la legua cuando una persona lo disfruta, y eso me da mucha confianza y me compra como lo que más.

Por ejemplo, he descubierto blogs como Living in Sumatra, en el que un detalle tan “sencillo” como tener escrito de portada “Esto es (solo) un blog”, me cautivó al momento y me sentí obligado a leérmelo de carrerilla. Como cuando me compro un paquete gigante de Doritos pensando en que me dure 3 días y al final me lo acabo de la que lo abro. Y eso que está en http.

O el de genteinvencible, que con una apariencia minimalista y sin florituras siempre te aporta temas nuevos interesantes sobre los que leer y replantearte la existencia, a la vez que en mi opinión genera una marca personal muy novedosa y diferente, más terrenal.

O el de El club de la lucha creativa, donde se nota el trabajo que le pone a cada artículo que escribe. Son post largos que se te hacen cortos, y sí, esas 1.000-2.000 palabras cuestan más de 10€ en tiempo que llevan.

Y los que me queda por seguir descubriendo y disfrutando. Porque estoy convencido de que poco a poco, descubriré más. Porque estoy convencido de que es el mejor camino y de que también se hará trending. También, sigo pensando que es la mejor manera de encontrar a los mejores “clientes” de aquello que quieras vender.

Y si no te lo crees, pregúntale a Boluda qué tal le va.

Si para convencer a alguien de comprar tu producto, servicio, marca personal o lo que sea, le has tenido que pasar por 3 embudos, 2 ofertas, 1 cuenta atrás y 3 remarketings… ya puedes estar vendiendo la gloria bendita que ese cliente, solo por la tabarra y la desconfianza, te va exigir el 300%.

En cambio si ha llegado hacia ti única y exclusivamente por la calidad de tu contenido, raro será (aunque hay de todo) que no crea de antemano que lo que le vendas no va a estar a la altura.

Que fácil es criticar a los demás

En el anterior capítulo, @sana_su_sana me dio una colleja al decirme que es fácil reprobar lo que otros hacen mal, pero más difícil ser constructivo y dar buenos ejemplos de nivel gurú.

Este blog ya dice en el menú que es gamberro y lleva en sus venas meter un poco de caña y polemizar. Pero es cierto lo que se me critica así que acepto el reto. Creo que vale la pena restar un poco de gamberrismo por algo de constructividad.

Ya he dejado unos cuántos consejos sueltos por el capítulo, pero con poco orden y mucho desconcierto, así que aquí mi aportación a la humanidad en forma de twits:

  • 1. Inspírate en los que más te gustan, no en los que más venden.
  • 2. Si no sabes por donde empezar, primero trabaja tu contenido y sólo cuando estés orgullosísima de él, ponte a venderlo
  • 3. Todas usamos las mismas tácticas de venta, porque funcionan. Rebánate los sesos pensando cómo diferenciarte siendo tú mismo.
  • 4. Los mejores clientes son los que más te conocen, y aún así te compran.
  • 5. Ten un poco de ética, nos viene bien a todos.
  • 6. Que te encuentre a través de Papi es vital. Que te recomienden después de encontrarte, es el copón.
  • 7. Que tengan que pasar por 30 embudos y 40 ofertas para comprarte, si tu precio es asequible, es para mirárselo.
  • 8. Sé honesto, no aparentes ser lo que no eres. No hace falta.
  • 9. El contenido perdura, las estrategias de marketing evolucionan o dejan de ser eficaces.
  • 10. Primero somos personas. Luego consumidores. Trata al usuario como a lo primero.

 

Igual esperabas cosas más concretas, como las que cuentan las profesionales de copywriting. Detalles técnicos, fórmulas-nomenclatura, estrategias de estructuración con siglas raras, etc. Pero es que creo de verdad que no hago ningún favor y que no va a servir de nada toda esa información hasta que no se tenga un contenido que sobresalga por temas creativos.

Otro ejemplo tonto:

Los popups convierten más que los CTAs “inline”. Eso es una realidad. Estadística, números.

¿De qué te sirve saber eso y estar 1 semana (como poco) para aprender a utilizar las herramientas que te van a ayudar a poner un popup en tu web y configurarlo?

Para luego acabar como en MILES de webs poniéndolo cuando no toca. En cualquier momento, sin sentido. Yo huyo de la web, y sé que no soy el único. No es ceguera como los banners, es ya repulsión.

Recuerdo por el 2011 más o menos que empezó el boom de los sliders (carruseles) en las portadas de las web. En aquella época era una caña, no te digo ya los que eran en 3D. Pasaba entre imágenes patrás y palante embobado con los efectos. Hoy en día nadie los pone.

Tu tiempo está mucho mejor invertido creando, imaginando, probando, innovando, disfrutando, DEJÁNDOSE DE GUIONES.

Suficiente, ¿no?

Con esto me despido, espero no haberte defraudado. Si no, siempre te quedará buscar la inspiración en Papi con los gurús de verdad.

P.D.:  Si has llegado hasta aquí por narices has tenido que leer el título de este capítulo. ¿Has conseguido decir “web guay” sin parecer un pato graznando? “WEB GUAY! WEB GUAY!”

P.D.2: He querido escribir todo sin usar imágenes ni GIFs que suelo poner. Sólo texto y algún icono. No ha sido pereza, ha sido antimarketing y proponerme entretenerte hasta el final con (solo) letras. No se les ocurra hacer esto en sus webs.

¿Te ha gustado? ¡Correveidile!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

Ciberanzuelo

Cap 6. Ciberanzuelo lo será tu padre

¿Qué pondrías de titular clickbait a un artículo que habla sobre clickbaits? Lo siento, yo no tengo nada personal contra los padres pero tenía que ser un buen ciberanzuelo.

Si te da pereza comentar, dime qué te ha parecido el artículo con un click:
  • Lo mejor que he leido esta semana 
  • Quiero más de esto 
  • Pséh... 
  • Me aburro 
  • Una pérdida de tiempo 
Poema al Contenido web

Cap 4. Poema al Contenido web

Capítulo 4. ¿Qué es el contenido? Dices mientras etiquetas tu tweet en mi perfil… ¿Qué es el contenido? ¿Y tú me lo preguntas? El contenido… es el Rey.

Si te da pereza comentar, dime qué te ha parecido el artículo con un click:
  • Lo mejor que he leido esta semana 
  • Quiero más de esto 
  • Pséh... 
  • Me aburro 
  • Una pérdida de tiempo 
Cap 7. Cómo escribir contenido web guay

Cap 2. Técnicas de Copywriting para Web (Parte 1)

Capítulo 2. Desgranamos distintas técnicas de escritura persuasiva o copywriting para web. En esta primera parte hacemos hincapié en las promesas preventa, testimonios de compra y CTAs.

Si te da pereza comentar, dime qué te ha parecido el artículo con un click:
  • Lo mejor que he leido esta semana 
  • Quiero más de esto 
  • Pséh... 
  • Me aburro 
  • Una pérdida de tiempo 
Si te da pereza comentar, dime qué te ha parecido el artículo con un click:
  • Lo mejor que he leido esta semana 
  • Quiero más de esto 
  • Pséh... 
  • Me aburro 
  • Una pérdida de tiempo 
Si puntúas el capítulo me ayudas a priorizar los temas sobre los que escribir!
[Total: 11 Media: 4.6]

5 comentarios en “Cap 7. Cómo escribir contenido web guay”

  1. Aquí estoy (again).
    Qué de buenas frases hay por aquí, Sr. Vendiendohumo… Pero lo mejor es la demoledora conclusión (en la que coincido totalmente) y está en la gran contradicción hipócrita de que el contenido es el rey.

    Me voy a pasar por esos dos blogs que recomiendas (pero solamente por aquellos que están en https, Papi 😉 De hecho le voy a dar una nueva ojeada al de gente invencible. Recuerdo haber leído un post sobre los nómadas digitales que fue bastante aplaudido por Twitter aunque (quizás por tanta loa) me resultó algo decepcionante.

    Y respecto al reto. Abro comillas “A lo que voy es que es relativamente fácil reprobar a un “anónimo” en vez de poner ejemplos a nivel gurú”. Se ve que me he explicado fatal. Con esto me refería a usar como ejemplos a criticar los de los “gurús” y no los de los mercenarios de sus consejos. No me estaba refiriendo a esa teoría que dice que la crítica constructiva está en aportar qué es lo que tú harías. En realidad es algo que ni siquiera comparto. Eso da para un post.

    P.D: Me gusta tu contenido. Estaré atenta para la próxima vez que tires un árbol.

    • Uuuuuoppss… Pues sí que te entendí yo bien :S

      Bueno, me sirvió para escribir este capítulo que no sabía muy bien cómo enfocarlo, así que ha sido una sana confusión (nótese la perspicacia). En cualquier caso, si es por criticar con ejemplos de gurú eso no es ni reto. Me pongo mi lazo cabecero de samurai y me hago el harakiri con sumo gusto jeje 😛

      – “Lo de la crítica constructiva creo que sé a lo que te refieres, y ahora que lo dices sí que sería muy interesante un post sobre ello” – digo mientras lanzo el guante…

  2. Me quedo con lo de “se (o estamos) llenando internet de paja”.

    Como ya he comentado en otra entrada, los hay que de verdad tienen algo, algún producto de verdad o que son buenos en lo que hacen . . . . . Pero para encontrar 1, tienes que leer o ver 1.000, y subiendo.

    • Así es Manuel.

      Hubo una época en la que cuando buscabas algo de información te salían 2 o 3 resultados. Ahora mismo para la misma búsqueda habrá 30 o 40, y claro, eso supone que hay que ser muy perspicaz y saber seleccionar de antemano la mejor información de entre toda la disponible. No es fácil, desde luego, pero el éxito también se basa en saber hacer esa selección.

      Una alegría volver a verte por aquí, un saludo!

Deja un comentario